El 7 de octubre se inauguró en el Centro Pompidou la exposición colectiva que presenta el trabajo de los 4 nominados al Premio Marcel Duchamp, una instancia que celebra lo más destacado de la escena joven francesa.

El artista chileno Enrique Ramírez, quién actualmente reside en Francia, es uno de los nominados a uno de los premios más importantes del mundo del arte.

Además, el 2020 marca el 20 aniversario del Prix Marcel Duchamp. 20 años, 20 ediciones, más de 80 artistas nominados, una cincuentena de exposiciones organizadas por ADIAF en todo el mundo. Por ellos, el Centre Pompidou ofrecerá una selección de obras de los galardonados dentro de un recorrido dedicado al Museo Nacional de arte moderno, nivel 4 a partir del 21 de octubre de 2020.

Así, la obra de Ramírez aborda los temas del viaje, la inmigración y la historia en movimiento a través de la construcción de la memoria. Para ello, privilegia los dispositivos de instalación, como el vídeo y la fotografía.

En su proyecto de trabajo titulado Incertain presentado durante esta exposición, la exploración de paisajes que se extienden hasta donde alcanza la vista están anclados en una geopoética rápida a la imaginación y fantasía de cada uno. La contemplación que permite su obra compromete al espectador a adoptar un verdadero punto de vista subjetivo, definitivamente comprometido con el mundo y capaz de liberarse de los obstáculos materiales y temporales para cuestionar la universalidad de la historia y sus profundidades insospechadas aún por descubrir.

En FAMA quisimos saber un poco más del premio y de las sensaciones que deja ésta nominación, así que les dejamos una pequeña entrevista con Enrique Ramírez:

FAMA: ¿Cómo fue el trayecto para llegar a ser nominado al Premio Marcel Duchamp?

Enríque Ramírez: El premio es un premio a la trayectoria, el trayecto realizado es básicamente un trabajo constante, hace aproximadamente 3 años la ADIAF me fue a visitar a mi taller y vieron mi trabajo, pero eso fue todo, de ahí nunca las supe si realmente estaban interesados en proponerme al premio. 

F:¿En qué medida crees la relación con la fundación ayudó a tu carrera como artista?

ER: Me ayuda porque la fundación me ha permitido hacer exposiciones en otros lugares del mundo que se suman a las que he hecho en Francia. 

F: ¿Cómo ves la escena del arte chileno en relación a la francesa?

ER: Somos muy diferentes, pero no es solo el mundo del arte, es vacuamente el contacto social en donde el artista se desempeña, tiene lados buenos y malos.