La 58º versión de la Bienal de Venecia, realizada entre mayo y noviembre de 2019,  fue un encuentro en que todos los ojos del mundo de la cultura estuvieron puestos en torno a un evento que congrega un sin número de actividades. Particularmente el pabellón de Chile era uno de los más esperados del evento, y su realización sólo fue posible gracias al patrocinio de varias entidades privadas y públicas, entre los que destaca Fundación AMA.

El pabellón chileno fue inaugurado por la ministra de las Cuturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, y se convirtió inmediatamente en uno de los favoritos de la prensa especializada y el público. Altered Views (Miradas alteradas) es el título de la obra que representa a Chile. Realizada por la artista Voluspa Jarpa y bajo la curatoria del español Agustín Pérez Rubio, la obra es una invitación a reflexionar sobre el racismo, el patriarcado, los intereses económicos y la dominación como formas de colonización. Es un trabajo inédito que funciona como un cruce entre diversos casos de la historia europea del S. XVII al S.XX, plagado de manifestaciones sociales, búsquedas etnográficas y poderes dominantes, pretendiendo devolver la mirada exótica del colonizado al colonizador.

Por tanto, la siguiente etapa de desarrollo de este apoyo consisten en traer en 2020 el Pabellón de chileno de vuelta a Chile para ser presentado al público local y generar diálogos en torno a esta obra.